Cuando cambió mi Alimentación, Cambió mi Vida

Nací en Arequipa, una ciudad al sur del Perú; la mayor parte de mi vida transcurrió en un pueblo tradicional en donde la costumbre de criar y comer animales estaba muy arraigada, al igual que las comidas copiosas que contenían una gran variedad de productos animales, carbohidratos refinados y muy pocas verduras que casi siempre estaban cocidas.

Siempre tuve reparos en comer animales, y la situación empeoraba cuando mi madre me pedía que le ayude a matar a los animales que criaba en casa, para mi era impensable, ellos eran como mascotas, en esos momentos solo atinaba a llorar y salir corriendo. 

Cuando tenía 26 años decidí dar el gran paso hacia el vegetarianismo, fue un gran alivio no tener que comer animales, pero al no estar bien informada caí en un consumo excesivo de lácteos, huevos, carbohidratos refinados y productos procesados; mientras no fuera un cadáver estaba bien comerlo.

Y entonces fue que empezaron mis problemas de salud, o mejor dicho se agudizaron porque muchos de ellos, sin saberlo, los tuve desde que nací.

Padecía de síndrome de ovario poliquístico, que el ginecólogo decidió tratar con pastillas anticonceptivas, algo que al inicio funciono pero que a largo plazo solo empeoro mi condición, tenía acné a consecuencia de la insulina alta, lo que también provocaba  que se me cayera el cabello, alergias de piel, un poco de eczema, rinitis alérgica crónica, gastritis, depresión, candidiasis, encías inflamadas que sangraban constantemente, un problema de rotula desviada con riesgo de sufrir artrosis, riesgo a desarrollar fibromas, e hipotiroidismo subclínico, eso entre lo más relevante.


Luego ocurrió algo maravilloso, descubrí los alimentos vivos, germinados, jugos verdes, leches vegetales, fermentados, deshidratados, un mundo lleno de posibilidades se abría frente a mí.
— Marilyn Amado, Coach Nutricional

Las enfermedades aparecían una tras otra. Tomaba medicamentos como metformina y levotiroxina, toneladas de antihistamínicos para la rinitis y aun así, me enfermaba frecuentemente de gripe, además claro de antibióticos, antiinflamatorios y todo lo que el médico me recetara para estar mejor. 

Pero eso no iba conmigo, los medicamentos me sentaban muy mal y ni hablar de los efectos secundarios; así que decidí probar algo diferente y empecé a investigar que comer y que no para ayudarme a sanar, ya había leído bastante sobre vegetarianismo, pero era hora de ahondar más, ser vegetariano no basta para tener una alimentación saludable.

Deje los lácteos, cambie los carbohidratos refinados por integrales, deje todos los productos procesados, incorpore semillas, mas frutas y verdura a mi dieta y luego ocurrió algo maravilloso, descubrí los alimentos vivos, germinados, jugos verdes, leches vegetales, fermentados, deshidratados, un mundo lleno de posibilidades se abría frente a mí.

Mis hábitos alimenticios cambiaron poco a poco y mi salud mejoro por mucho, hoy en día puedo decir que a pesar de tener algunos problemas que no tienen cura, están controlados y no necesito tomar ninguna medicina, prácticamente nunca me da gripe, no hay más alergias, no más dolor de rodilla, no más gastritis ni procesos infecciosos. 

Es cierto que la alimentación no hizo todo por sí sola, la práctica de ejercicio, el manejo de emociones y el pensamiento positivo han complementado todo este proceso de cambio en mi vida, pues el ser humano no es solo físico, es emoción, es mente y espíritu y debemos cuidar todos los aspectos de nuestro ser.  Así que fue de esa manera, a través  de mis enfermedades que descubrí mi pasión por la alimentación saludable.

No lo mencione antes, pero yo estudie ingeniería y trabaje 12 años como ingeniero en el área de mantenimiento de una mina de cobre; gracias al gran cambio que se dio en mi vida al cambiar mi alimentación fue que decidí renunciar a mi trabajo y dedicarme a lo que verdaderamente me apasiona, “la alimentación saludable”.

Taller de Alimentos Vivos

Taller de Alimentos Vivos


El ser humano no es solo físico, es emoción, es mente y espíritu y debemos cuidar todos los aspectos de nuestro ser.
— Marilyn Amado, Coach Nutricional

¿Por qué? La respuesta es sencilla, sé que funciona, me ayudo a mí y quiero compartirlo; así que estudie una maestría en nutrición, varios cursos de especialización entre ellos uno de coaching nutricional, y he tenido la oportunidad de asistir a cursos prácticos de alimentos vivos y comida vegana en mi país y en el extranjero.

Así que aquí estoy, sana y feliz, haciendo consultas de coaching nutricional y enseñando cursos de comida vegana basada en alimentos vivos.  Pero no me crean nada, hagan la prueba, vean por si mismos los cambios que una alimentación saludable puede hacer en sus vidas.


FUENTES:

Marilyn Amado dicta Cursos y Talleres de Cocina Saludable (Vegetariana, Vegana y Crudivegana).

Ñoqan Kani: http://nutricionsaludablenk.com